Galerías fotográficas

Checa nuestra tienda Under Armour Shop
Carreras paralelas a la Brasileña
nbss Anderson Varejao y Nené Hilario juegan exitosamente ...

Los brasileños Nene Hilário y Anderson Varejao, dos gigantes de 2,10 y 2,11 metros, son las cartas latinoamericanas en las finales de conferencia de la NBA, una de las múltiples coincidencias en las carreras de estos jugadores que son clave para los Nuggets de Denver y los Cavaliers de Clevelend.

 

Nacieron para ser aleros o pívot, pero en su infancia fueron 'seducidos' por otros deportes y al baloncesto llegaron después de coleccionar en casa símbolos de figuras que poco después fueron sus compañeros de equipo.

 

Maybyner Rodney Hilário, apodado 'Nené' por ser el menos de sus hermanos y el más joven en muchas otras circunstancias de su vida, nació el 13 de septiembre de 1982 en São Carlos, pero su deporte inicial fue el fútbol, donde atrajo la atención de varios equipos.

 

Su estatura lo llevó al baloncesto, aunque de manera tardía.

 

A los 14 años, Nené se interesó por el juego. Al tiempo que su estatura aumentaba, también lo hacían sus habilidades dentro de la cancha, lo que sus entrenadores no dejaron 'pasar por alto' hasta aterrizar en el Vasco da Gama, su único equipo en Brasil.

 

En la temporada 2000-2001, con apenas 18 años, promedió 7,9 puntos y 5,9 rebotes en 20 minutos de juego, pero sus estadísticas crecieron en la segunda campaña, en la que destacó con 13,2 puntos y 10,1 rebotes en 30 minutos.

 

Sus buenas actuaciones le valieron para ser llamado a la selección absoluta en 2001. Y en 2002, tras terminar su segunda temporada con el Vasco da Gama, volvió a hacer historia al ser escogido por los Knicks de Nueva York como la séptima selección de la primera ronda del 'Draft', o 'Lotería' de la NBA.

 

El equipo de 'la Gran Manzana' lo transfirió inmediatamente a los Nuggets de Denver, equipo en el que completa su sexta campaña, la que, por cierto, ha sido la mejor de su carrera profesional.

 

Aunque su talento, que lo llevó a formar el quinteto ideal de novatos de la NBA en 2003, el número 33 era reconocido por la mayoría de especialistas, la calidad de su juego y su minutos en la cancha empezaron a disminuir después de su segunda temporada.

 

Entre 2005 y 2006, durante el primer partido de la temporada, Nené sufrió una grave lesión en la rodilla que le haría perderse el resto de la campaña. Pero no se sucumbió ante la adversidad.

 

El siguiente campeonato, ya recuperado, hizo su mejor temporada y ayudó a empujar a su equipo, aunque tuvo que abandonar de nuevo las canchas al descubrírsele en 2008 un tumor canceroso de un centímetro de diámetro en un testículo, que tuvo que ser extirpado.

 

Pero como el 'Ave fénix', Nené Hilário renació de sus cenizas y regresó más fuerte que nunca. Jugó 77 partidos, 76 de ellos como titular, y firmó sus mejores registros en puntos por partido (14,9), tapones (1,3) y rebotes (7,8), contribuyendo al paso de los Nuggets a su primera final por un título de la conferencia en su historia.

 

Aunque con menos problemas físicos, la historia de Anderson França Varejao, un jugador de 26 años nacido en Cariacicá, Espíritu Santo, tiene varios aspectos similares al de su compatriota Nene, especialmente en el ámbito deportivo.

 

Además de jugar en la mismas posiciones, debutaron en 2000 en la Liga y la selección de su país, llegaron a la NBA a equipos distantes de la vanguardia y en 2009 viven lo mejor de sus carreras.

 

Anderson Varejao jugó en el Franca de su país y fue proclamado como el mejor jugador de la Liga de la temporada. En 2001, firmó por el FC Barcelona y aunque en principio le costó adaptarse, acumuló experiencia, minutos en el maderamen, y terminó haciendo parte del equipo que ganó la Euroliga.

 

En 2004 fue elegido en la segunda ronda del 'Draft' de la NBA por los Magic de Orlando y, al igual que Nene, fue transferido casi que de inmediato. En lo que sí difieren es en el estilo de juego.

 

Nene Hilário es un jugador más ofensivo, con mayor capacidad y habilidad para dominar a sus rivales, mientras que Anderson Varejao es de aquellos guerreros que se encargan de hacer el 'trabajo sucio', de esos que adoran los entrenadores porque 'se matan' por el equipo y dan energía a sus compañeros.

 

Si las coincidencias entre ambos se siguen dando, Nene y Varejao se verán las caras en la final de la NBA y entrarán directamente a la historia de dos conjuntos como Denver y Cleveland que nunca han disputado un título en la gran liga.Source: ESPN