Galerías fotográficas

Checa nuestra tienda Under Armour Shop
Los números en el Super Bowl no importan
avef Todo el mundo da por muertos a los Cardenales de Arizona...

Dicen que los Acereros de Pittsburgh son infinitamente superiores, que la defensa de los Steelers ganará sobre la ofensiva de los Cardenales, pero la pregunta es: ¿qué tan niveladas y cómo llegan estas escuadras al duelo final?

Veamos las estadísticas en los playoffs porque ello nos da la pauta de cómo llegan los equipos; en las yardas por partido Pittsburgh domina defensivamente, pero ofensivamente los Cardenales llevan la pauta.

Sin embargo existen dos factores que te dan oportunidad de ganar el Super Domingo: los balones perdidos donde Arizona tiene 8 intercepciones más tres fumbles forzados en los playoffs por sólo cuatro de Acereros y únicamente dos balones sueltos provocados.

Ofensivamente están tan parejos que los Cardenales promedian en playoffs 31.7 puntos por juego y los Acereros 29 unidades por partidos.

Es muy cierto, las ofensivas llenan estadios; las defensivas ganan los partidos y los pateadores obtienen campeonatos. De esta premisa surge el segundo factor: los pateadores. En ese sector Jeff Reed de Pittsburgh es un poco menos efectivo que Neil Rackers de Arizona.

En la postemporada los dos equipos han jugado un excelente futbol americano. Pittsburgh le movió el balón a los Cargadores de San Diego –escuadra que logró mucho en los últimos juegos del año-- y sobre todo les hizo daño a los Ravens de Baltimore. Arizona detuvo a los Halcones de Atlanta, a las Panteras de Carolina y a las Águilas de Filadelfia.

En la temporada las estadísticas son un referente; muchas veces no un indicador, todo depende de los rivales, los encuentros, y otros factores que hacen distinto cada domingo.

En realidad será un juego muy interesante la edición XLIII del Super Bowl: dos quarterbacks que ya han ganado el gran juego; dos hombres que son expertos en quitarse la presión de la defensa rival y sobre todo dos entrenadores que están en su segunda temporada al frente de los equipos y que tienen un pasado muy similar, pues contribuyeron en un triunfo de Super Bowl como entrenadores asistente, Whisenhunt con los Steelers en el SB XL y Tomlin en el XXXVII con los Bucaneros.

Cabe señalar que el equipo de los Cardenales de Arizona era una de las seis escuadras que no había conseguido llegar al Super Bowl. Ahora sólo faltan Santos de Nueva Orleáns, Texanos de Houston, Cafés de Cleveland, Jaguares de Jacksonville y Leones de Detroit.

Source: TravelBlogs